Sobre mí


Me llamo Enrique Girona y nací en Elche, una pequeña ciudad alicantina abrazada por la sierra y abanicada por las palmeras. Allí me gradué en Música por el Conservatorio Profesional de Música y en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández, en ésta última fue donde tuve la oportunidad de conocer a grandes profesionales y escritores de buena tinta. Tras finalizar mi carrera, en 2016 trabajé como redactor de noticias y reportajes en el Servicio de Comunicación de la UMH durante un año.

En 2013 participé como guionista en el largometraje alicantino "El amor y otras desgracias", una experiencia que terminó de germinar mi pasión por crear historias. Mi vida siempre estuvo estrechamente ligada a las letras, pero es desde aquel momento cuando me he dedicado intensamente a la creación literaria. He ganado varios premios a nivel nacional e internacional a lo largo de mi carrera y, aunque el fracaso siempre fue una realidad, nunca he dejado de luchar por hacerme un hueco en esta ardua profesión que es la literatura.

En 2017 me mudé a Rusia en busca de la inspiración. Allí quedé prendado de la blancura del invierno. Trabajé como profesor de español en diversas academias de San Petersburgo; a destacar el Centro Español (2017 - 2018), donde formé un coro en español, el Centro Picasso (2018 - 2019) y la Academia Hispaclub (2018 - 2019), desempeñando la labor de profesor de español como lengua extranjera e impartiendo talleres de idioma, actividades varias y clubs de conversación.

En 2019 regresé por un tiempo a mi cálida España, en donde proseguí con mi labor como profesor de español particular de forma online y presencial colaborando con algunos centros, como la Academia de Idiomas Zador de Alicante. Actualmente, compagino la docencia con labores puntuales de redacción de contenidos para empresas.

En cuanto a mi principal afición, escribo por gusto para que me lean y para inmortalizar de algún modo cada anécdota que me ha ofrecido la vida. No me considero escritor ni mucho menos. Me gusta escribir libros desde pequeño, pero no fue hasta hace poco que encontré valor para publicarlos.